La influencia de los medios de comunicación en los niños



En la actualidad, la influencia de los medios de comunicación es cada vez mayor. Los niños, a diferencia de los adultos, crecen en un ámbito sobrecargado de medios informáticos, telecomunicaciones y tecnología. La televisión, Internet, el video juego y los discos de música son ejemplo de medios masivos. La radio, los periódicos o revistas también lo son, pero la realidad es que a los niños les llama más la atención los antes mencionados. 

Ahora bien, nos preguntamos acerca del tema:

¿De qué modo influyen los medios de comunicación en la infancia?

La influencia puede traer consecuencias negativas o positivas, dependiendo el grado de exposición de los niños
Los medios de comunicación sirven para entretener, educar, informar, etc. Sin embargo, también puede influir de forma negativa al niño y su conducta. 
Los niños que pasan muchas horas frente a la televisión tienen mayor riesgo de sufrir distracciones, dificultad de aprendizaje, actitudes violentas en su conducta, sobrepeso, falta de entusiasmo o problemas de socialización. 
La violencia de la televisión es absorbida por los niños que, a su vez, tienden a imitar y copiar modelos simbólicos de su alrededor.
Por lo tanto, los medios tienen un impacto en el aprendizaje del niño, en la conducta, los sentimientos, los hábitos, emociones, relaciones, la afectividad y atención.

¿Cómo proteger a los niños de ciertos medios? 

A veces, puede resultar difícil proteger a los niños de los medios, ya que están casi en todos lados a donde vayan. Por ello, deberemos tener en cuenta límites, horarios y contenido al momento de protegerlos. 
Es importante que el niño no pase tanto tiempo frente a la televisión, juegos o Internet. El tiempo de exposición deberá ser de dos horas por día. Si tu hijo pasa más de 6, será fundamental que trates de disminuir esa cantidad. Además, deberemos prestar atención al contenido de los programas o sitios web: que sean acordes a su edad y madurez evolutiva. 


¿Cómo estimular al niño con actividades alternativas?

Si queremos que los niños no pasen tanto tiempo frente a la pantalla, podemos recurrir a otras estrategias que nos ayuden a protegerlo:

  • Otros medios de comunicación: medios que no sean tan frecuentes en la vida cotidiana del niño. Los libros de cuentos, revistas, la radio, los periódicos, los videos interactivos. El leerle y permitir que a ellos otras formas de leer, puede generar un aprendizaje mucho más significativo, estimular la imaginación y el desarrollo del lenguaje. Como así también el compartir con ellos momentos de música tranquila, videos interactivos adecuados a su edad o la lectura de imágenes de revistas.

  • Actividades alternativas: Existen muchísimas actividades que podemos compartir con los niños para estimularlos y, a su vez, protegerlos. Desde acompañarlos a andar en bicicleta o a practicar algún deporte, hasta llevarlos a escuela de danzas, arte o música. Y desde el hogar, podremos estimularlo a pintar, reciclar, reutilizar, coleccionar, construir, dibujar, cantar, bailar, etc. Solo es cuestión de poner a volar la imaginación.


Cómo poner límites a los niños pequeños



Muchas veces hemos pensado que poner límites a los niños no sería la forma más adecuada de educar. Sin embargo, el "dejar hacer" libremente y sin ninguna regla no conduce a ninguna parte y puede traer problemas a futuro.
Los niños debe sentirse contenidos y cuidados, pero además, guiados por sus padres. Por ello, deben tener límites aplicados en un ámbito saludable, sin recurrir a actos violentos, sanciones o gritos. 

Ser padres hoy no es una tarea fácil, por eso saber con seguridad lo que debemos hacer, permitirá que el niño se sienta protegido y seguro de sus actos.
Acuérdate siempre de que los límites marcan el camino a seguir y no son sinónimo de castigo. Una norma bien puesta puede ayudar al niño a saber cómo continuar. 

Ahora bien, ¿cómo poner límites a los niños?, ¿cómo conseguir que los acepten?

Aquí podrás ver algunos consejos:

* Sé seguro/a de vos mismo/a. Los niños necesitan ver seguridad en sus padres para lograrla en sí mismos. 
* Cuidado con ser demasiado permisivos. No poner límites conduce a que el niño se encuentre perdido y no sepa qué decisión tomar, porque nadie le enseñó cuáles son los caminos. 
* Mantén la calma frente a los berrinches. 
*coherente. Si un día permites al niño que tome lo que no puede y al otro día se lo das, estarás perjudicándolo. Lo mismo sucede si no actúas con el ejemplo. 
* Cuida a tu hijo. Los niños son curiosos y necesitan explorar el espacio. Eso no quiere decir que sean malos por tocar todo o subirse a la mesa. Sólo trata de sacar de su vista objetos peligrosos que puedan lastimarlo. 
* Ponerse de acuerdo con la pareja. No sirve de nada que la madre diga que sí y el padre que no, o viceversa. 
* Sé claro al poner una regla. El niño entenderá mejor la norma.
* Poner límites no significa ser violento o mostrarse enojado. No llegues al punto de estallar, los límites se construyen con trabajo y firmeza. Puedes explicarle al niño el por qué de una regla e ir de a poco para que la entienda. 
* Si siempre dices lo que NO se debe hacer, trata de poner normas en donde SÍ se pueda hacer. 
* Escucha las necesidades del niño. Así él aprenderá a escuchar las tuyas.
* Establece límites según la edad y madurez de los niños.
* El poner límites brinda al niño un ámbito de contención y da lugar al desarrollo de la autoestima y la madurez. 
* Si siempre retas al niño y le muestras lo que hace "mal", es hora de celebrar cuando se comporta bien. Otra manera de fomentar sus logros. 
* Paciencia en el proceso. Los límites no son mágicos, por ello debemos ser constantes en nuestras acciones y, sobre todo, pacientes. 


Más información y enlaces de interés:



 
Aviso Legal