Consejos para enfrentar el inicio de clases



Ya pasando la mitad del mes de febrero, las familias, los docentes y padres se comienzan a preparar para un nuevo ciclo escolar... Para retomar las clases y la rutina diaria.
Algunos niños y padres expresan alegría a la hora de volver a la escuela o preparar a sus hijos para el ingreso al Jardín de Infantes o escuela; en cambio, otros niños y familias sienten estrés, falta de entusiasmo y desánimo a la hora de enfrentar este momento.


Ahora bien, ¿cómo enfrentamos el inicio de clases? ¿Cómo ayudamos a nuestros hijos a que comiencen con entusiasmo? ¿Cuál es la mejor forma de actuar? 
A continuación, veremos algunos consejos para afrontar el comienzo de esta ineludible etapa de cambios en la formación. 

Enfrentar el inicio de las clases

Si bien no es una tarea fácil, porque nos vemos obligados a finalizar con nuestras tareas cotidianas sin una rutina fija y comenzar a reorganizar los días que vienen, un buen estado de ánimo nos ayudará a sobrellevar la situación y ayudar a nuestros hijos a que puedan enfrentar con éxito esta etapa.
De nada sirve sentirse mal o melancólico porque, de todas formas, igual debemos enfrentar el comienzo escolar. Por ello, es importante tratar de estar enérgicos, con nuevos proyectos, ideas y actividades.

Ayudar a nuestros niños a enfrentar el inicio de clases

Durante los días previos al comienzo escolar, es importante apoyar a nuestros hijos, brindarles nuestro cariño y, por sobre todo, demostrar entusiasmo e interés por el retorno a clases.
Podemos hablarles del reencuentro con sus compañeros, de las cosas que van a aprender o de los juegos que van a jugar, acompañarlos en la preparación de los útiles y materiales escolares o contarles del regreso a sus actividades extracurriculares que tanto ansían. Nunca es bueno hablar del tema si el niño no lo desea, o si demuestra reacciones negativas. Por el contrario, en este caso es mejor ir de a poco y cuando el niño así lo requiera. 

La mejor manera de actuar

El enfrentar positivamente el comienzo de las clases, es una de las mejores formas de actuar. No solo estamos superando esta situación inevitable para nosotros, sino que también estamos ayudando a nuestros hijos a que comiencen con entusiasmo y ganas de aprender. 
Si bien es difícil, el ponerlo en práctica nos ayuda a prepararnos mental y emocionalmente. 
Demostrar atención, contención y alegría es sinónimo de éxito familiar.
En cuanto a las rutinas, es importante que los niños se vayan adaptando de a poco a mirar menos televisión o jugar menos tiempo en la computadora (actividades que venían practicando con frecuencia en las vacaciones). Los cambios bruscos son peores. 


Más consejos para enfrentar el inicio de clases

* Organiza nuevos horarios y actividades.
* Realiza los preparativos con anticipación.
* No te dejes llevar por los pensamientos negativos.
* Plantea nuevos proyectos y objetivos a nivel personal y familiar.
* Piensa en las actividades extracurriculares que te agradan.
* Cuando tengas malos pensamientos, haz otra cosa inmediatamente.
* Comienza a levantarte un poco más temprano, para volver a acostumbrarte. 
* Alienta a tus hijos y demuéstrales entusiasmo al hablar de la escuela. 
* Cuenta cuentos relacionados con la vuelta al colegio. 
* Muestra seguridad y confianza.

Material e información sobre el inicio de clases


¡Buen comienzo de clases!


Período de adaptación para sala de 2 años



El período de adaptación es una nueva etapa socializadora para el niño que recién comienza el Jardín de Infantes. Por ello, es fundamental seleccionar las actividades adecuadas, los momentos necesarios, los objetivos y contenidos fundamentales. 
Es importante, además, tener en cuenta los sentimientos del niño -que recién se separa de su familia para insertarse en un nuevo ámbito-. Y, a medida que pasan los días, es primordial prestar atención a los saberes previos que los niños traen desde su hogar.


En los primeros días del período de adaptación, las actividades deberán ser libres, grupales y variadas. Luego, con el paso del tiempo, las propuestas del docente podrán ser más elaboradas, con actividades mucho más organizadas internamente.
Será fundamental tener en claro propósitos principales como el de brindar confianza, seguridad y cariño; propiciar un ámbito seguro, de reconocimiento constante; dar lugar a la integración del grupo; dar oportunidades de juego expresivo, comunicativo y de convivencia.

Por otra parte, es necesaria la participación de las familias en cada una de las primeras actividades (desde presentarse hasta jugar con sus hijos dentro de la sala). 

Planificación para la primera semana del período de adaptación

 Día 1 

- Presentación de la docente y los papás. La docente dice su nombre, su edad, cuenta parte de su experiencia como docente e invita a los padres de los niños a presentarse y decir el nombre de su hijo. Esta actividad puede realizarse a través de un juego, por ejemplo, pasando una pelota sentados en ronda o presentándose a través de un títere.
- Contar un cuento utilizando títeres o enseñar una poesía corta (que incluya palmas o movimientos) para que todos los padres puedan aprenderla y decirla junto a sus niños. 
- Merienda compartida. Incluir alguna canción para comenzar. Por ejemplo: "Tres Cocineritos".
- Fin de la jornada. Entrega de mensajes y regalos (puede ser alguna golosina) para los niños, diciéndoles que al otro día los esperan muchas más sorpresas y juegos para compartir con la señorita y sus compañeros. 

 Día 2 

- Saludo inicial. Aprendemos canciones para saludar al jardín, moviendo todo el cuerpo. Por ejemplo: "En mi Jardín hay un canguro"; "Hola que tal", "Hola, hola, para vos y para mí"
- Colocar en el centro de la sala una caja de sorpresas. En su interior poner algunos títeres o un personaje que acompañe todo el año a los niños. Además, el personaje podrá traer como sorpresa a cada niño, coronas de príncipes y de princesas o un distintivo. 
- Recorremos el jardín y las demás salas.
- Entregar una hoja a cada niño y dibujar con tizas de colores. 
- Bailamos al ritmo de la música. Luego realizar el momento de relajación con música clásica. 



 Día 3 

- Saludo inicial. Conocemos lo que trae cada niño en la mochila o bolsa (mantel, toalla, vaso).
- Conocemos los nombres de nuestros compañeros. La docente nombrará a cada niño a medida que les entrega botellas de plástico.
- Decoramos las botellas rellenas con porotos, para luego jugar y bailar.
- Contamos poesías y rimas cortas (acompañadas de ilustraciones).
- Le ponemos nombre a nuestro personaje de la sala.

 Día 4 

- Saludo inicial. Elegimos la canción para saludar al jardín y a las señoritas.
- Contamos cuántos niños hay en total en la sala.
- Armamos rompecabezas de cuatro piezas.
- Traemos un juguete de nuestra casa para jugar en el patio o en la sala.
- Jugamos con sábanas entre todos. Ponemos un títere en el medio de la sábana y lo hacemos saltar. 

 Día 5 

- Saludo inicial. 
- Hacemos una ronda y cantamos una canción, luego nos sentamos para escuchar un cuento ilustrado.
- Jugamos con masa de sal y cortantes.
- Salimos al patio y realizamos un mural utilizando sellos y témperas de colores.
- Jugamos con globos (la docente le podrá dibujar una cara a cada globo, para que los niños puedan llevárselos al hogar).
- Enviamos un mensaje de "buen fin de semana" a través del cuaderno de comunicaciones.

Más ideas y actividades

- Contar adivinanzas y rimas con imágenes.
- Jugar con dakies, bloques grandes y sectores.
- Llevar ropa y objetos del hogar para jugar en los rincones.
- Disfrazarse.
- Jugar con aros chicos hechos de manguera cristal liviana.
- Jugar con porras o pompones de lana.
- Armar una carpeta viajera en donde las familias coloquen fotos de nuestras mascotas.
- Dactilopintura.
- Armamos un tren con cajas de cartón.
- Pintamos con plasticolas de colores.
- Dibujamos con crayones.
- Jugamos con cintas y bailamos al compás de la música.
- Conocemos algunas reglas básicas de la sala. 
- Jugamos con cubos de goma espuma (los lanzamos, los hacemos rodar, etc).
- Recorremos túneles y jugamos con cajas de distintos tamaños.


 
Aviso Legal